5 mar. 2010

Una ventana





Todos los días parecen iguales.

Siempre la misma pared: dura, impenetrable, oscura... muchos adjetivos para definir un muro.

Y un día levantas la vista, donde creías que no había nada; una ventana, pequeña, diminuta, aún cerrada. Aparece e ilumina levemente la aburrida pared... que ya ha cambiado.

Entonces algo que creía seco y gris, comienza de nuevo a brotar.

Aún no alcanzo a asomarme pero casi... casi puedo tocarla...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Alejandra Fernández © 2013. Con la tecnología de Blogger.