4 abr. 2011

Un regalo muy especial

El pasado 2 de abril, fue el día internacional del libro infantil.

Cuando decidí emprender la profesión de ilustradora de cuentos infantiles no pensé en todas las trabas que tiene esta profesión. No pensé en el extra de horas que conlleva llevar esta doble vida de dibujar, dibujar y dibujar y trabajar en mil otras historias para pagar las facturas. No pensé en el dinero que requiere formarte en talleres, charlas, actividades... para crecer y mejorar mi estilo...

En realidad fue una adaptación más que una decisión, porque invertía tantas horas en dibujar que debía intentar sacar algún beneficio de ello.

El caso es que en ningún momento medité en la viabilidad económica y profesional de ilustrar cuentos... tan sólo pensaba en aquellos cuentos que leí de pequeña, en aquellos dibujos llenos de color, en esa maravillosa interpretación de mi imaginación... en el cuento de los 7 cabritillos que mi abuela me recitaba una y otra vez en la mesa camilla, en las aventuras del pequeño vampiro que mis padres me leían al pie de la cama cuando estaba enferma, en un cuento que llevaba el mismo nombre de mi hermano (mi hermano Raúl era famoso, salía en los cuentos)...

Un cuento es un tesoro, y los niños se merecen que nos esforcemos en mostrarles lo especiales que son.

8 comentarios :

  1. Pues si, es una profesión muy bonita pero también muy dura y sobre todo sacrificada, muchísimas horas de esfuerzo creativo, psicológico e incluso físico, que no siempre se ven recompensadas, por eso cuando se recompensan, la satisfacción también es doble.

    ResponderEliminar
  2. Alejandra, pero que bonita la ilustración. Un poco mas duro leer tus palabras, pero es la verdad. En muchos casos he coincidido con otras personas, sabemos que el camino es dificil y tiene sus pegas, pero hay una fuerza (o llamemosle cabezoneria), que nos hace seguir expresandonos en este campo. No sé si esto será la pasión

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Elisa :)
    A veces entro en el blog y con vuestros comentarios ya pienso que merece la pena :)
    Pero otras veces sí que me siento cabezota, pienso que era más fácil cuando tenía mis 12 pagas fijas y me dedicaba a dibujar por hobbie.
    Sin embargo, como dice Juan, cuando salen bien las cosas te sientes recompensado doblemente... y, curiosamente, ahora me siento más feliz que cuando hacía diseño en una empresa, con mi seguridad social pagada y paga extra de navidad...

    ResponderEliminar
  4. Bonito homenaje al día del libro infantil, es muy bonita la ilustración. Qué dificil es esto Alejandra, mi hija está empeñada en hacerse dibujante de ¡comics manga!, así que imagina... Creo que le voy a enseñar lo que has escrito, para que vea que esto no es un camino de rosas

    ResponderEliminar
  5. Como te comprendo, el problema es que yo sí lo pensé... aunque sigo pensando... las decisiones valientes son las que merecen más felicidad.
    Mucha suerte y enhorabuena por tu valentía y tu trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas Gracias Jessie! a pesar de los momentos de bajón creo que es mejor lanzarnos a lo que nos apasiona... escucharnos y aceptar que deseamos hacer algo que no siempre es una buena decisión empresarial, y cuando lo aceptas y te dejas llevar ocurre lo que tú dices en tu post "Nada necesito, nada tengo, sólo una certeza: SOY".
    Habrá momentos duros pero nadie puede arrebatarte tu ser ni tu manera de expresarte... un besazo!

    ResponderEliminar

Alejandra Fernández © 2013. Con la tecnología de Blogger.